El tema de la existencia de las brujas es uno de esos debates que surgen en reuniones con los primos y amigos, casi siempre, cuando nos encontramos en lugares que producen cierto temor, y cuando la luz del sol se ha esfumado por completo. Mientras las historias sobre brujas van surgiendo, dos escenarios pasan por nuestra mente. El primero, es acerca de las brujas como invenciones de nuestra imaginación, y el segundo, el que mas miedo produce, es que en efecto, estos seres son reales y palpables.

La verdad absoluta sobre la existencia de las brujas no pudo ser determinada en la antigüedad, y tampoco  se ha comprobado en la actualidad. Sin embargo, podemos adentrarnos, prudentemente, en algunos hechos reales que podrían confirmar la veracidad de estos seres.

Seremos sinceros con ustedes, no esperen que las brujas sean como algunos medios de comunicación y hasta la iglesia misma, las han pintado. Si estos seres están entre nosotros, lo mas probable es que luzcan diferente, pues de lo contrario serían fácilmente detectables, y todo el debate que se forma sobre su existencia ya no tendría validez.

Sin darle mas largas a este asunto, entremos a revisar algunas creencias y determinar qué tan viables o no son.

Cuando le preguntamos a cualquier persona sobre su creencia acerca de la apariencia de una bruja, muy seguramente ésta responderá que tiene una piel gruesa, arrugada y de color verdoso, y que además posee una enorme nariz. Lo cierto es que en la antigüedad, las brujas eran caracterizadas por ser personas sabias que daban concejos, mas no por su aspecto físico. De hecho, una bruja era diferenciable de una persona normal por la reputación que se construía entorno a sus habilidades y trabajo con la comunidad.

Otro gran aspecto que ha condicionado el cómo vemos nosotros a estos seres, es que las brujas comúnmente han sido relacionadas con el satanismo. Para nosotros, estas dos variables no tienen relación, porque el Dios pagano es una creación de las religiones judeo-cristianas, y para las brujas no tiene ningún tipo de relevancia. Ahora, las brujas son personas de carne y hueso, quienes están entre nosotros, por lo que toman responsabilidad de todas su acciones, sin necesidad de culpar a Satanás.

Muchas son las creencias alrededor de este escalofriante tema. Desde que hacen pócimas con el fin de conseguir lo que quieren o darle a su cliente lo que desean. El mundo es tan diverso que hay cabida a todo, para quienes creen o no.

Una bruja, en el referente general del ser humano, es perversa, es un ser lleno de misterios y maldad, que sacrifica animales para crear sus pociones y así hacer sus hechizos. Un gran error que cometemos siempre es creer de todo un poco, y algo que realmente perturba de estos seres es su esencia oscura y diabólica que nos han presentado en diversas historias, desde los dibujos animados hasta el terror más fuerte del cine.

Cuenta la historia de los medios que, como todo en la vida, hay brujas buenas y también brujas malvadas, a continuación te presento las cuatro brujas malas más reconocidas en el mundo.

La Malvada Reina de Blanca Nieves

Hocus Pocus, las brujas de Halloween

Maléfica, la bruja mala de la bella durmiente

Úrsula, la bruja marina de la Sirenita

Y aquí también recordamos a las brujas más queridas de la televisión.

Sabrina la bruja adolescente

La Bruja del 71, del Chavo

Hermione Granger de Harry Potter

Alex Russo de Wizards of Waverly Place

Hechizada

Brujillizas, de Disney Chanel

En conclusión, si viviéramos de creencias estaríamos más confundidos: Buenas, malas,  con nariz grande, hechiceras o de sangre negra, ¿qué son las brujas en realidad?