Imagen: Youtube/Jorge Andaluz

Los tres años son una de las edades más emotivas  de los niños porque empiezan a descubrir sus movimientos, no quieren quedarse quietos y cualquier oportunidad es aprovechada para sentirse independientes. Pero eso no pasaba en una de las familia de Oregon, California, pues su hija comenzó a tener a problemas para caminar y hacer los más mínimos movimientos. 

Decidieron buscar ayuda, pero no fue fácil encontrar el origen de su debilitamiento, hasta que detectaron que en su cuero cabelludo tenía la picadura de una garrapata.  Tras varios exámenes fue diagnosticada con ‘Lyme’, una infección bacteriana que afecta también a otros mamíferos.  Los síntomas empiezan con fatiga, dolores musculares y dolor articular, hasta que se pierde el movimiento.

Actualmente la niña se encuentra en tratamiento y se espera que vuelva a recuperar su movilidad.