Imagen: meteorología en red.com

La repentina desaparición de un inmenso río en Canadá tiene a todos con la boca abierta, en tan solo cuatro días el río Slims se secó por completo.

Este gigante río se alimentaba del agua del deshielo del glaciar Kaskawulsh y tenía un ancho de hasta 150 metros, por lo que su desaparición ha causado un gran impacto en el entorno.

Imagen: meteorología en red.com

Esto sucedió por un fenómeno conocido como piratería fluvial, que es cuando el cauce de un río es desviado hacia otro curso de agua; muchas especies que dependían del río murieron y otras se tuvieron que ir de su hábitat natural.

Imagen: meteorología en red.com

Ahora las aguas que alimentaban al Slims se han desviado hacia el río Alsek, el cuál está en peligro de desbordamiento, ahora es 70 veces más grande de lo que solía ser, si esto sucede grandes inundaciones se presentarán.

Imagen: Getty Images

Este triste suceso es consecuencia del cambio climático que se está dando por culpa de la actividad humana irresponsable.