Si no fuera por las redes sociales pocos nos enteraríamos de hechos tan vergonzosos como el que sucedió la noche del domingo 10 de abril en uno de los aviones de la aerolínea estadounidense United Airlines.

Un hombre, que se identificó como doctor, fue sacado a la fuerza de uno de los aviones de la compañía antes de que emprendiera vuelo desde Chicago hasta Louisville.

¿La razón? Según la versión de una pasajera, United Airlines pidió cuatro voluntarios para que cedieran sus asientos a cuatro empleados de la misma aerolínea que debían trabajar el día lunes desde el destino al que se dirigía el vuelo 3411. Al ver que nadie se ofreció hicieron un sorteo, obligando a cuatro personas a retirarse. Uno de ellos es el doctor que rehusó a dejar el avión y por ello es que vemos en un video que Oficiales de la Seguridad de la Aviación de Chicago lo sacan a la fuerza, arrastrándolo por el pasillo del avión y ocasionándole heridas en el rostro.

El médico aseguró que no podía ceder su puesto debido a que debía trabajar al día siguiente (al igual que los empleados de la aerolínea), y por eso se regresó al avión con la nariz ensangrentanda y gritó “necesito volver a casa”.

Después de la acción violenta divulgada a través de Internet y las fuertes críticas hacia la companía, el director ejecutivo de la compañía, Oscar Muñoz, ofreció disculpas a través de un comunicado.

“Este es un suceso perturbador para todos nosotros en United. Me disculpo por tener que reacomodar a esos clientes (…) Nuestro equipo está procediendo con un sentido de urgencia para trabajar con las autoridades y conducir nuestra propia revisión detallada de lo que sucedió. Estamos comunicándonos con este pasajero para hablar directamente con él y tratar de resolver esta situación”.

Pese a que las disculpas públicas suenan muy considerables,  se conoció que Muñoz envió un correo interno a los trabajadores de la compañía en donde justifica el actuar de los oficiales de Chicago.

Imagen: Getty Images

“Como leerán, esta situación desgraciadamente se agravó cuando uno de los pasajeros, a quien le pedimos cortésmente que desembarcara, no lo hizo y tuvimos la necesidad de contactar a los Oficiales de la Seguridad de la Aviación de Chicago por ayuda.

Aunque lamento profundamente que esta situación sucediera, también los apoyo a todos ustedes enfáticamente y quiero elogiarlos por continuar avanzando para garantizar que volemos de la manera correcta.

Creo, sin embargo, que hay lecciones que podemos aprender de esta experiencia y estamos examinando de cerca las circunstancias que rodean este incidente. Tratar a nuestros clientes y tratarnos con respecto y dignidad es el centro de quienes somos y siempre tenemos que recordar esto independientemente de cuán desafiante sea la situación”.

La sobreventa de vuelos, que fue lo que sucedió en este caso, sucede constantemente en las compañías aereas. Para resolverlo las aerolíneas ofrecen un incentivo a los pasajeros para que tomen el siguiente vuelo, el cual consiste en darles dinero y la noche en un hotel. United Airlines primero ofreció 400 dólares al que cediera su asiento y al ver que nadie tomaba la oferta la elevó a 800 dólares; pero no hay dinero que valga cuando tienes prisa por llegar a tu destino, y por esa razón tuvieron que hacer el sorteo.