Imagen: Getty Images

El Papa Francisco es uno de los Pontífices más queridos de la historia, sin embargo, en las últimas semanas han estado apareciendo algunos letreros que critican sus acciones durante los años anteriores; de igual manera una falsa portada del periódico L’osservatore Romano en la que se hacía una burla del papa Francisco, llegó al correo electrónico de un grupo de cardenales.

Con esto es evidente que alguien quiere manchar la imagen del Papa latinoamericano pero la pregunta que no deja de sonar es  ¿quién tendrá este interés?

El reportero Cristopher Lamb, corresponsal en el Vaticano para la revista londinense The Tablet, decidió investigar qué era lo que estaba sucediendo y por qué alguien tendría el interés de desprestigiar al Papa del pueblo. La primera imagen que se encontró Cristopher y muchos otros visitantes y residentes del Vaticano fue la del Papa con cara amenazante y debajo escrita una lista de quejas sobre él; una de las que más atención llamó fue la de “ha decapitado a un antiguo grupo católico, los caballeros de Malta”.

Imagen: Getty Images

Para nadie es secreto que el  Papa goza de gran aceptación entre el mundo católico, pero también que ha cambiado las normas de una de las instituciones más tradicionales del mundo, lo que al sector conservador del Vaticano no le ha causado mucha gracia. El Papa Francisco ha intentado modernizar la visión de la iglesia para que se adapte al mundo moderno, por ejemplo quiere permitir a los divorciados que se hayan vuelto a casar que puedan comulgar.

Uno de los mayores opositores del papa es el cardenal estadounidense Raymond Burke, quien ha dedicado la mayor parte de su vida a estudiar las leyes de la iglesia, él considera que el Papa está jugando con la tradición cristiana de 2.o00 años.

Imagen: Getty Images

Los rumores que se escuchan en Roma según Cristopher Lamb, es que un grupo de derecha que no está de acuerdo con la idea promovida por el Papa Francisco para que Europa reciba con mayor agrado a los inmigrantes, está detrás de esta campaña de desprestigio y el nombre del cardenal Burke aparece constantemente entre estos supuestos.