Imagen: Getty Images
Imagen: Getty Images

Angelika B. y Wilfried W. parecían ser una pareja alemana de lo más normal. La escalofriante verdad era otra, ya que ambos se dedicaban a torturar mujeres. Esta es la historia.

Residentes de la ciudad de Höxter, al noroccidente de Alemania, ambos ofrecían a través de internet consuelo y apoyo psicológico a todo tipo de mujeres. Luego de que ellas accedían a conocerlos, las víctimas eran sometidas a todo tipo de vejámenes.

Uñas arrancadas, piel en estado de putrefacción, dientes destruidos con martillo, desmembramiento y hasta quema de partes del cuerpo en su chimenea, hacían parte de sus aberrantes actos.

Imagen: Getty Images
Imagen: Getty Images

Cuando estaban a punto de dejar a Suzanne F. (una de sus víctimas) en un paraje solitario, el carro en donde iban no funcionó. Tuvieron que tomar un taxi y dejaron a Suzanne en un hospital.

No se pudo hacer nada por ella, puesto que falleció a las pocas horas de ser ingresada al centro médico. Sin embargo, los profesionales de la salud dieron aviso a las autoridades, al encontrar las sospechosas heridas, además del estado del cuerpo de la mujer y lograron capturar a la pareja que ahora enfrenta un juicio penal.

Imagen: Getty Images
Imagen: Getty Images

Cuando ingresaron a revisar el hogar de Angelika B. y Wilfried W, se pudo constatar que en la casa había herramientas e indicios de que personas habrían sido torturadas. Al darse a conocer el caso, varias de las víctimas de la pareja que quedaron con vida, dieron su testimonio, en donde dejan claro que durante todo el tiempo fueron secuestradas, maltratadas y abusadas en ese lugar.

Ahora, Angelika B. argumenta que fue obligada a actuar por su marido, mientras que él dice que ambos son culpables. Todo esto, por medio de sus abogados.  Sea como sea, ambos son señalados de haber  matado a por lo menos 2 mujeres y torturar a otras 8.