Anterior1 of 2Siguiente

La geografía del planeta tierra es espectacular y a veces nos sorprende con paisajes y lugares que parecen sacados de una fantasía; montañas increíbles, valles que quitan el aliento e islas paradisíacas que nos recuerdan a aquellas en las que los piratas enterraban sus tesoros más preciados. Bueno, hay que aclarar algo en cuanto a eso último: no todas las islas que nuestro planeta nos ofrece son exactamente sacadas de un cuento para dormir. Hay algunos de ellas alrededor del mundo que no parecen venir de una fantasía, sino de una película de terror. Como las islas suelen encontrarse aisladas en medio del mar, en varias de ellas han sido construidos complejos que fueron testigos de las más grandes atrocidades en nuestra historia;  aislar a los presos, enfermos mentales o víctimas de la peste.

Con el paso del tiempo, muchos de estos complejos fueron abandonados, y los habitantes de las poblaciones cercanas a las islas eipezaron a contar historias sobre las almas mortales de los fallecidos que seguían deambulando por allí. Una de estos lugares se llama Poveglia. Es una pequeña isla situada en las aguas de Venecia, Italia. Aunque Venecia es conocida por su belleza, y siempre ha sido un destino turístico popular, este sitio se encuentra completamente abandonado, no hay visitas, ni se permiten turistas. Muchos residentes locales no quieren recordar su existencia ya que las historias de fantasmas que giran alrededor de Poveglia son demasiado aterradoras como para recordarlas.

la-isla-maldita-de-italia-poveglia
Imagen: Wikimedia.org

Este terror tiene una razón de ser, pues la isla de Poveglia tiene una de las historias más siniestras y espeluznantes que se conocen sobre la Tierra; miles de personas perecieron allí. Con el paso del tiempo se ha intentado limpiar su imagen, extendiendo rumores de que Poveglia no fue una isla utilizada para albergar los cuerpos de las víctimas de la peste, y tampoco albergó un hospital mental, ya que en realidad era un lugar de retiro. Pero, por desgracia, el horror y la muerte no se pueden ocultar y estás a punto de averiguar por qué.

La Muerte Negra

La oscura historia de Poveglia nos lleva de nuevo a los días de la peste bubónica o la “Muerte Negra”. Esta terrible enfermedad mató a la mayoría de sus víctimas dentro de los cuatro días siguientes a la infección. Durante el siglo XV, Venecia pereció ante el miedo y quedó en estado de emergencia, ya que la plaga estaba llegando a sus costas. De hecho, cosas como la humedad, el aislamiento geográfico y el ir y venir de los mercaderes hicieron que la peste se cebara de forma especial con su población. La situación se hizo insostenible. Ante la imposibilidad de enterrar tantos cuerpos, empezaron a apilarlos en las calles provocando que el olor a muerte invadiera el aire veneciano. Además, eran nuevos focos de infección que afectaban a aquellos ciudadanos que no estaban enfermos.

Las autoridades de Venecia, ante este panorama, decidieron trasladar los cadáveres a la aislada isla de Poveglia. Pero, pese a que los cadáveres habían sido retirados, el impacto de la peste seguía haciendo estragos entre los venecianos y, ante este panorama, se tomó una terrible decisión: todo aquel que mostrase el más mínimo síntoma de infección seria trasladado y abandonado en la isla. Fue entonces cuando los días se tornaron oscuros para Poveglia; las personas fueron arrebatadas de sus familias y abandonadas en la isla. Se les dejaba morir solos y rodeados de miles de cadáveres.

la-isla-maldita-de-italia-poveglia
Imagen: Wikimedia.org

Entre los cuerpos allí abandonados, siempre se podían escuchar unos cuantos gemidos de los que luchaban por seguir con vida, aún cuando solo les aguardaba sufrir su horrible destino. Se cree que alrededor de 160.000 hombres, mujeres y niños fueron llevados a la isla. Es difícil imaginar el miedo y la angustia que estas víctimas de la terrible plaga debieron sentir. Los cadáveres allí desplazados fueron arrojados a fosas comunes donde primero se incineraban y después se cubrían con una capa de cal y tierra. Posteriores plagas medievales le dieron el mismo uso a la isla, llegando a un total estimado de 300.000 seres humanos incinerados vivos, muertos por la peste o enterrados en las gigantescas fosas comunes de la isla.

La isla es un lugar pútrido. La arena, en combinación con los restos carbonizados de los cadáveres abandonados allí, han creado una densa capa de ceniza pegajosa. El propio núcleo de la isla está compuesto de restos humanos, lo que le ha dado una reputación asquerosa, pero parece que le va muy bien a las viñas allí plantadas. Cuando la epidemia cesó, la isla se olvidó, permaneciendo maldita y sin que nadie la volviera a visitar hasta 1922, cuando se inauguró un psiquiátrico en ella.

El Manicomio

En 1922 se construyó un hospital para enfermos mentales. Se dice que los pacientes, inmediatamente después de ser trasladados a la isla, comenzaron a tener terribles visiones de cadáveres y de fantasmas de las víctimas de la plaga. Por supuesto, estas experiencias fueron completamente ignoradas por los médicos, ya que los enfermos que decían haber sido testigos de estos avistamientos fantasmales eran consideraros mentalmente inestables o completamente locos. Por si no fuera poco, el doctor y director del centro empezó a probar nuevos tratamientos con sus pacientes; no eran lo que se pudiera considerar placentero.

la-isla-maldita-de-italia-poveglia
Imagen: Wikimedia.org

Las trepanaciones y las lobotomías se volvieron la rutina del centro, usando herramientas inapropiadas como martillos y clavos, lo cual provocó que muchos perecieran en el centro. Sus pacientes, e incluso aquellos que no eran responsabilidad del doctor, eran llevados al campanario donde eran torturados y sometidos a horrores inhumanos. El doctor hizo sus experimentos con los enfermos mentales durante muchos años.

Pronto el personal del centro también empezó a hablar de los misterios de la isla, pero la actividad del psiquiátrico no cesó hasta que el director del centro acabó contagiado de la locura de sus pacientes; comenzó a ver a los espíritus de las víctimas de la peste e incluso a los fantasmas de sus propios pacientes torturados. Las experiencias fueron tan espantosas e intensas que él, quien una vez tuvo la esperanza de convertirse en una celebridad, perdió completamente la cabeza. Atormentado por estos espíritus y las horribles visiones, el médico trató de suicidarse saltando desde el campanario del hospital. La leyenda dice que el doctor demente sobrevivió a la caída, pero una misteriosa niebla se levantó del suelo de Poveglia y lo mató.

Los fantasmas de Poveglia

Tras la muerte del director, el centro fue rápidamente desalojado y la isla volvió a quedar por completo deshabitada hasta que una familia adinerada decidió comprarla. Pese a que aun hoy pertenece a esta familia, solo pasaron una noche en la isla ya que un extraño suceso que nunca quisieron revelar les dejó como resultado 14 puntos de sutura en la cara de su hija. Tras ese accidente, solo van a la isla para cosechar los viñedos allí plantados –la tierra es muy rica en restos orgánicos–.

la-isla-maldita-de-italia-poveglia
Imagen: Wikimedia.org

Desde entonces la isla de Poveglia ha quedado en el olvido y nadie se atreve a visitarla. Los pocos que han sido lo suficientemente valientes como para aventurarse, han dicho haber escuchado gemidos y gritos inquietantes. Algunos incluso han sido testigos de apariciones fantasmales. Otros han denunciado haber sido agredidos físicamente por fuerzas invisibles mientras allí se encontraban. La mayoría de residentes afirman que la isla es el mal en la tierra y no debe ser visitada nunca. Las historias de fantasmas y sobre las campanas de la capilla sonando a medianoche en el aire de la laguna se volvieron tan comunes como las de partes humanas flotando en las inmediaciones. Tanto así que hasta hoy en día los pescadores todavía se niegan a echar redes por la zona porque muchas veces sacan pedazos de huesos u otra clase de restos humanos. Ningún transbordador viaja a esa isla, y nadie se le acerca de noche.

Anterior1 of 2Siguiente